Viajar con niños de forma segura y divertida

Viajar con niños de forma segura y divertida

Viajar con niños puede ser una experiencia divertida y entrañable o, por el contrario, convertirse en la peor pesadilla para padres e hijos. Y para que esto no ocurra, lo mejor es preparar el viaje con antelación y tener previstas situaciones incómodas para ellos, que pueden derivar en momentos de tensión o incluso de peligro para nosotros. Te vamos a dar unas recomendaciones para viajar con niños pequeños, para que la experiencia sea inolvidable y todos tengáis ganas de repetir.

El viaje es cosa de todos

Desde el principio, los niños tienen que sentir que el viaje que se está programando está pensado para que todos disfruten, ellos también. Por eso, nada mejor que hacerles partícipes de las primeras decisiones que se toman: destino, medio de trasporte, duración. Así comprenderán que son parte importante de estas vacaciones familiares. Además, ellos pueden llevar sus propias maletas y sentir que tienen la responsabilidad de cuidarlas.

¿Dónde vamos de vacaciones?

A la hora de elegir el destino de tus vacaciones tienes que adecuar tus gustos a los ritmos de los niños, especialmente si son muy pequeños, para que el viaje sea agradable para todos. Existen destinos específicamente diseñados para niños, como parques temáticos o turismo de granja, que también pueden ser muy divertidos para los adultos. De la misma forma, un destino cultural puede ser una oportunidad para que los más pequeños se sorprendan con la historia y el arte del lugar. Lo importante es saber disfrutar del hecho de estar juntos e ir adecuando los ritmos del viaje a las peculiaridades de cada viajero.

¿Qué hacemos allí?

Cuando se viaja con niños, especialmente si son muy pequeños, hay determinadas actividades que no podremos hacer con la misma libertad que si viajamos solos o en pareja. Pero eso no significa que tengamos que renunciar a hacer una actividad que nos guste, significa combinar actividades distintas para que todos se sientan satisfechos.

Es importante pactar cada jornada e ir intercalando actividades propias de unas y otras edades. Por ejemplo: después de un paseo a caballo por el bosque, una actividad que a los niños les encanta, podemos entrar en una tapería a comer el producto local que tenemos tantas ganas de probar. Lleva a los niños siempre identificados con pulseras identificativas para evitar sustos.

¿Hotel o apartamento?. ¡O ninguno de los dos!

Cuando viajamos con niños, los alojamientos más adecuados son hoteles y apartamentos. Aunque con niños más mayores se puede experimentar con otros establecimientos que ofrecen alojamientos divertidos como tipis indios o casas en los árboles, que será una experiencia inolvidable para ellos.

Hoteles

Si te decides por un hotel busca los que tienen actividades para niños, así los días que no hagáis excursiones se pueden entretener en el propio hotel. Decide el régimen de comidas según las salidas previstas y el presupuesto, aunque siempre es recomendable que el desayuno lo hagáis en el propio hotel para no perder tiempo. Puedes llevar tu propia cuna de viaje si los niños son muy pequeños.

Cuna de viaje BabyBjörn

Apartamentos

Tienen la ventaja del espacio disponible, que es mayor, para que los niños se puedan mover libremente. También el hecho de poder preparar las comidas es importante si viajas con niños muy pequeños, a los que las comidas en hotel o restaurante no les gusten como las caseras. Además, en el caso de familias con varios miembros, es más económico que un hotel, no solo por el alojamiento sino por no tener que hacer todas las comidas fuera de casa. Si el apartamento no tiene cuna, puedes optar por una cuna de viaje para que el niño duerma seguro.

¿Cuánto falta?

Tanto si has llegado a tu destino en coche como en avión, una vez allí seguro que haces numerosos trayectos andando, para ver la ciudad, visitar un museo, para ir a comer. Ten en cuenta que los niños se cansan (y se aburren) más fácilmente que los mayores en estas caminatas, y busca la forma de alternar trayectos a pie, en bus, en metro. Así evitarás las continuas protestas de estoy cansado, cuándo llegamos. Si los niños son pequeñitos te puedes hacer con un carrito para facilitar el desplazamiento por la ciudad y que ellos puedan dormir cuando quieran mientras continuáis la ruta.

¡Tengo hambre, mami!

Lo ideal si los niños son pequeños, es llevar su comida y ofrecérsela respetando sus ritmos habituales. Biberones, papillas, potitos son ahora fácilmente trasportables gracias a la amplia gama de productos útiles para viajar con niños que existen en el mercado.

En el caso de niños más mayores se puede aprovechar el momento de las comidas para que aprendan a disfrutar de la gastronomía, probando productos nuevos y saboreando los productos locales. Aunque, inevitablemente, en algún momento les apetecerá pasar por un restaurante de comida rápida y ceder ante una hamburguesa o unos nuggets de pollo. Nuestra habilidad será encontrar el equilibrio entre ambas propuestas y que viajar con niños nos haga felices a todos.

Publicado el 12/07/2017 por Kidshome Home, Para viaje y paseo 0

Deja un comentarioDeja un respuesta

Debes estar logueado para dejar un comentario.
QR code
Visto recientemente
No products
Menu